Cómo una pionero adventista en Mongolia aprendió a orar

Cómo una pionero adventista en Mongolia aprendió a orar
Narrativa de Cathy (Jolly) Hartman, escrito por Andrew McChesney
Cuando llegamos a Mongolia en 1991, sentí que Dios estaba llamándome a ser una guerrera de oración. Pero le dije a Dios, “Oro todo el tiempo. ¿Cómo que no soy una guerrero de oración?”, argumenté con Dios.

Después de la muerte de mi esposo, me volví a casar, nos mudamos a China por un tiempo. Sentí que Dios me estaba llamando otra vez a ser una guerrera de oración. Yo cedí y dije, “Está bien, podré orar tres veces al día en mi calendario.

Milagros comenzaron a suceder en mi esposo, tres jóvenes hijas orando tres veces al día como familia. Por meses habíamos estado buscando un lugar para vivir y Dios proveyó un hogar. Mi esposo y yo perdimos nuestros trabajos de enseñanza de inglés, y Dios proveyó un nuevo trabajo de enseñanza de inglés que fue aún mejor. La lista de oraciones va más allá.
Continuar leyendo “Cómo una pionero adventista en Mongolia aprendió a orar”

Cómo dos pastores guardadores del domingo llegaron a ser Adventistas del Séptimo Día

Un día, dos colportores evangelistas y yo fuimos yendo de puerta en puerta en una ciudad llamada Palyari cerca de la capital de Corea del Sur, Seúl. Mientras caminábamos por una calle, vimos un panel grande publicitando un retiro para los estudiantes del seminario. Decidimos ver lo que estaba pasando.

La dirección impresa en el panel nos condujo a la casa de una pareja casada quienes servían como pastores en una de las más grandes denominaciones guardadoras del sábado en Corea del Sur. Sin embargo, no sabíamos eso cuando ellos abrieron la puerta. Continuar leyendo “Cómo dos pastores guardadores del domingo llegaron a ser Adventistas del Séptimo Día”

ORANDO POR LA OVEJA PÉRDIDA

Orando por la oveja perdida
Por Lloyd Perrin

La iglesia que pastoreo en el estado de Oregón en los Estados Unidos tiene una membresía especial de 491 personas. Pero solo el 38% de esos miembros son activos, un número que se inclina hasta el 44% si se incluye a los miembros de edad avanzada que están en casa por discapacidad física o mental. Eso significa que el 56% de nuestros miembros son inactivos- una cifra que no he encontrado inusual en mis décadas como pastor de las iglesias Adventistas del Séptimo Día en los Estados Unidos.

Recientemente, empezamos a revisar nuestros registros de membresía en la Iglesia Adventista de Milton en Milton-Freewater, Oregon. Esperamos determinar el paradero de los miembros inactivos, volver a conectarnos con ellos e invitarlos a regresar. Inevitablemente, terminamos con una lista de miembros que simplemente han desaparecido. Después de compilar esta lista de esos miembros desaparecidos la distribuí a cada iglesia. Oramos diariamente por cada miembro perdido, por nombre, y le pedimos a Dios que nos vuelva a conectar con ellos.

Continuar leyendo “ORANDO POR LA OVEJA PÉRDIDA”

Perdone y Libérese

Perdone y libérese

La noticia que leí por la mañana es parte del canal de chismes y tiene poca relevancia, pero me dio pie para escribir esta columna. Una presentadora de TV fue a un programa de un colega  de emisora y actuó fríamente porque él mostró algunas fotos antiguas de la presentadora desnuda.

Vivir sintiéndose culpable o herido es uno de los mayores dramas de toda la humanidad.  Es como vivir con un peso atado al cuello que molesta todo el tiempo. Hay personas que están atormentadas y no saben cómo librarse de esa situación. Lidiar bien con el perdón es una necesidad para los seres humanos. ¡Pero es difícil! Parece que muchas heridas abiertas se resisten a la cicatrización.

Hay una salida para ese problema. Existen tres claves que encontré en la Biblia, que me ayudan a vivir una vida libre de culpas y sin remordimiento. Continuar leyendo “Perdone y Libérese”