Concilio Anual ADRA 2019 se orienta hacia el crecimiento y adopta nuevo propósito

Concilio Anual ADRA 2019 se orienta hacia el crecimiento y adopta nuevo propósito

Directores y directores asociados de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) posan para una fotografía grupal durante su concilio anual, en Sweimeh, Jordania, en febrero de 2019. Imagen: San Suvankham, ADRA International News

12 de marzo de 2019 | Sweimeh, Jordania | Kimi Roux-James, ADRA International News

Cada año, la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) provee dos semanas de sesiones de trabajo en grupo con aproximadamente 200 miembros de su personal procedentes de sus 131 oficinas regionales.

La asamblea anual de directores y directores asociados de ADRA, se reunieron en Sweimeh, Jordania, en febrero de 2019, para discutir sobre aspectos de mejoramiento en relación con finanzas, desarrollo, asociación con otras entidades, programas, mercadotecnia y para idear la forma en que ADRA puede ser relevante frente a las necesidades de una sociedad siempre cambiante.

Movilización de líderes eficaces 

Las reuniones se iniciaron con una sesión cumbre de liderazgo, presentando en ella tres ideas fundamentales que los dirigentes de ADRA deben considerar en el año por delante y que son, crear claridad, generar energía y prosperar.

“El crear claridad implica preguntarnos el ‘por qué’ existimos como organización, lo cual ayuda a proveer un enfoque en el cumplimiento de nuestra misión”, dijo Korey Dowling, vicepresidente de ADRA para asuntos de personas y cultura. “Una vez que hay claridad, generamos energía al preguntarnos ‘cómo’ podemos dirigir la cultura organizacional y crear el compromiso laboral. Y por último, propiciamos una floreciente cultura de liderazgo al contribuir al desarrollo del individuo en forma personal, profesional y espiritual”.

Se ofreció a los participantes toda una gama de talleres de trabajo y sesiones plenarias. Destacados expertos y especialistas hablaron sobre temas de espiritualidad, liderazgo de influencia, relaciones laborales, diversidad, ética laboral y labor de mentores, por mencionar algunos de los temas.

Karla Cole, directora de donaciones anuales de ADRA, asistió a un creativo taller de trabajo acerca de narración de historias, en el que Bill Knott, director ejecutivo de las revistas Adventist Review y Adventist World, era el presentador. “Encontré que el taller de trabajo sobre narrativa era una forma muy única de inspirar nuestra estrategia para levantar fondos monetarios”, dijo.

“La narrativa tiene que ver tanto con lo que el narrador dice, como con lo que el oyente escucha”, dijo el director durante su taller de trabajo. “Una historia puede ser asimilada por el oyente hasta hacerla propia y ser transformado por ella”. Añadió que cada cultura utiliza historias y que las historias tienen el poder de permitir que Dios le hable a cada persona y a su narrativa personal.

“Esos talleres de trabajo realmente me ayudaron a ver qué posibilidades puedo aplicar en la oficina de mi país”, dijo Prisca Chileya, coordinadora de manejo de asistencia de emergencia, en la oficina de ADRA en Kenia. “No había sido expuesta antes  a esta información, la cual me ha ayudado a pensar diferente en cuanto a cómo conducir los negocios. Ahora tengo muchas ideas dando vuelta en mi cabeza acerca de lo que podemos hacer para ayudar a las jovencitas de edad escolar y al medio ambiente”.

Impacto sobre el futuro 

El presidente de ADRA, Jonathan Duff, cerró la sesión de dos semanas de duración presentando el nuevo logotipo de ADRA, así como su nuevo propósito y lema, revelando además una nueva campaña global de propugnación que ha sido lanzada por ADRA.

“Hace dos años, la agencia ADRA hizo una encuesta entre las oficinas de los diferentes países para tener un mejor sentido de lo que ADRA es”, dijo el director Duffy. “Descubrimos entonces que ADRA se desempeña muy bien cuando se trata de desarrollar programas a largo plazo, respuesta a emergencias y derechos humanos, pero no hemos hecho muy bien en cuanto a nuestra identidad religiosa, así que se ha malinterpretado la forma en que trabajamos”. El director Duffy continuó explicando que ADRA tiene tres cosas en su favor: La agencia está impulsada por la fe, cuenta con una red extensiva de 20 millones de personas conectadas con la iglesia y está dirigida en forma local y fiable.

Estos hallazgos condujeron a ADRA a llegar a este nuevo propósito, de acuerdo con el del director Duffy, el cuál es: “Servir a la humanidad de manera que todos puedan vivir como Dios se proponía”. El director Duffy añadió también que ADRA es diferente a otras agencias humanitarias porque “nos esforzamos porque toda la gente viva según el propósito de Dios, con justicia, compasión y amor —tres términos que se van a convertir en el nuevo lema de ADRA.

Juntamente con el nuevo objetivo y lema, el nuevo logo de ADRA fue descrito en detalle por  Salvador Montes de Oca, director asociado de diseño de ADRA.

“Se han eliminado los pies de las personas, a fin de hacer el logo más prominente. El color es también ahora un color casi verde”, dijo Salvador Montes de Oca. Otro cambio que dio a conocer es que el nombre de los países no estará asociado con ADRA. “El nombre distintivo es ahora ADRA en todas partes, de manera global, de manera que sea más unificador”, dijo.

Al final de la presentación, cada oficina de los diferentes países recibió una guía de estilo de ADRA en un dispositivo o unidad USB y una camiseta de color verde azulado, con la nueva declaración de propósito impresa en ella.

Un llamado a la justicia social  

El director Duffy anunció también la nueva campaña global de propugnación ADRA, llamada “Cada Niño. En cada Parte. En la Escuela”. El objetivo de la campaña es reunir un millón de firmas para el mes de julio de 2020 a través de esfuerzos locales en colaboración con la Iglesia Adventista.

Las 131 oficinas de ADRA en el mundo prometieron apoyar esta campaña y algunas de estas oficinas ya comenzaron a lanzarla a través de los medios de comunicación a fin de propagar este mensaje.

“Como iglesia, nos hemos sentido muy cómodos al decir que somos las manos y los pies de Jesús. Pero nos sentimos un poquito menos cómodos al decir que somos también la voz de Jesús”, dijo el director Duffy. “Ahora mismo hay 262 millones de niños que no tienen acceso a la educación y para esos niños, el tener ese acceso es la clave para eliminar muchas de las desigualdades e injusticias que enfrentan, tales como los matrimonios de niños”.

ADRA dio entonces inicio a su reunión conjunta con la Red Adventista Global de Internet (GAiN, por sus siglas en inglés), que se llevará a cabo durante una semana adicional.

Traducción – Gloria A Castrejón

admin

Comentarios cerrados.